Ministerios LLamada Final

Armonia

Iglesia De Cristo

Enseñando la Biblia a los niños

Por qué enseñar la Biblia a los niños?

      Una vez se les hizo una pregunta a unos científicos de la NASA. La pregunta fue: ¿De qué está hecha la luna? Pero se les dijo que dijeran la primera cosa que se les viniera a la mente. Ellos sonrieron y dijeron:  ¡De queso!  Estos científicos sabían de lo que realmente está hecha la luna, pero su primera respuesta fue ¡la que les fue enseñada cuando eran niños!
Los niños son como esponjas. Su trabajo es absorber información. Es muy importante que nosotros como padres y maestros entendamos la preciosa oportunidad que tenemos de enseñar a nuestros niños a conocer y a amar a Dios.
    
      Sus niños están listos y esperando que usted les hable de Dios. Es una oportunidad para todos nosotros de estudiar la Biblia por nosotros mismos, y así estar listos para enseñarles, también es una oportunidad para pasar tiempo en oración y acercarse a Dios, para que así podamos compartir con ellos nuestro conocimiento y experiencias con Dios.

Que partes de la Biblia enseñarles a los niños?
     A los niños se les puede ser enseñadas las mismas verdades bíblicas que nosotros los adultos consideramos de valor; enseñándoles en partes pequeñas. Aquí hay una ilustración: Piense con lo que usted alimenta a su niño pequeño. Usted les da de la misma comida que usted come, solo que en cantidades y porciones más pequeñas, (ó incluso licuada). Y con la Biblia podemos hacer lo mismo. Por ejemplo, la Biblia enseña que Jesús está intercediendo por nosotros en el cielo en estos momentos (vea Romanos 8:34). Normalmente, nosotros pensaríamos que esto es muy complicado para que los niños pequeños lo entiendan. Pero ellos le pueden entender fácilmente si usted les dice:  Niños y niñas, ¿sabían que Jesús le está hablando a Dios sobre ustedes en estos momentos?. En sus lecciones Bíblicas, todas sus historias, manualidades y actividades pueden reforzar esta verdad repetidamente. Cuando ellos estén adultos puede que ellos ni siquiera recuerden donde aprendieron de que, Jesús le está hablando a Dios sobre mí en estos momentos. Pero eso será lo primero que venga a sus mentes cuando ellos más lo necesiten.
 
      Los niños necesitan aprender sobre el carácter y la personalidad de Dios antes de que ellos aprendan sobre su responsabilidad hacia Dios. Cuando ellos hayan conocido la personalidad y el carácter de Dios, ellos querrán responderle con todo su corazón. Por ejemplo, cuando ellos entiendan que Dios es amor, y que El los ama, ellos le responderán a El con amor. 1 Juan 4:19 dice: "Nosotros amamos, porque El nos amó primero." LBLA

Como enseñarle la Biblia a los niños?
 
      Los niños aprenden repitiendo y en partes pequeñas. (Vea Isaías 28:9-10). Repita una simple verdad en cada actividad durante una lección. Muchas actividades de corta duración son mejores que pocas actividades de larga duración. Varíe los tipos de actividades, así como historias y luego manualidades. También cambie el lugar de las actividades, como por ejemplo en una mesa, en el suelo y en sillas.
 
      La puerta hacia el corazón de un niño es a través de los cinco sentidos. La meta es presentarles la Biblia a través de su persona exterior, hacia su corazón, porque: "... la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo." (Romanos 10:17 LBLA). Imágenes visuales llamarán la atención de un niño. El tacto demuestra amor y consuelo. Algo que tenga buen sabor satisfará su hambre y sed. Usar una esencia con olor agradable es una manera inusual y efectiva de demostrar un mensaje verbal.
 
       La parte más maravillosa sobre el privilegio de enseñar la Biblia a niños es que tenemos un gran y poderoso ayudador, El Espíritu Santo. El será testigo de las verdades bíblicas que usted enseñe. El le hablará gentilmente a los corazones de sus niños.
 
       Enseñarles a niños es desafiante y ¡es divertido! Los niños aprenden de diferentes formas. Dese cuenta que cada niño es diferente, y no espere que todos se sienten por una hora sin moverse, eso no pasará. Amor es el ingrediente número uno y el más importante para enseñarles. Ellos sabrán que usted los ama.
 
      Cuando les esté contando una historia, póngale entusiasmo, no sea monótono con los niños. Use su imaginación y viva la historia con ellos mientras usted la dice. NO LA LEA DIRECTAMENTE DESDE EL PAPEL ¡ESO ES ABURRIDO! Mientras usted dice la historia, mire a sus niños. Usted verá si usted ha llamado su atención. Ellos quieren saber si a usted le importa.
 
     Las manualidades son una forma maravillosa de enseñarle a los niños. Les da una oportunidad de hacer algo con lo que usted les acaba de enseñar. No importa si es atravesando cuentas de papel para hacer una  pulsera, ó coloreando un dibujo, lo que ellos hagan reforzará lo que usted ha dicho.